Una internacionalista más: Alexia Van Scoit

Crónicas de un "tema impopular"

El ser estudiante de Relaciones Internacionales podría ser descrito como una misión a la que pocas veces se le voltea a ver con la seriedad pertinente. Nadie diría que estudiar esta licenciatura es un camino tortuoso, pues al fin y al cabo, se enmarca dentro de las Ciencias Sociales y no de las mal-llamadas Ciencias "Duras". Pero, esto no es así. Las personas que estudian RI se enfrentan ante una carrera que se asemeja más a un collage de complejidad aumentada y matices dudosos, que a un mapa curricular multidisciplinario.  

Y así, después de algunos semestres, muchas materias, bastantes créditos (pero no los suficientes), incontables conflictos bélicos, algunos roces diplomáticos, cuatro regiones geográficas  y dos siglos de historia (desde el sacro-santo Congreso de Viena de 1815): una se queda con la cabeza revuelta. Y después de no pocas noches de insomnio, artículos académicos y libros online, te das cuenta que el tema que te interesa es -por decir lo menos- "impopular" en la disciplina que decidiste estudiar. 

Los escritos y las tesis escasean, del Género se habla pero en Sociología, en Antropología, en Psicología...no en Relaciones Internacionales. Al buscar en TesiUNAM verificas lo que creías: existen sólo 9 tesis (¡!) que tratan temas de Género y Relaciones Internacionales en tu Facultad. Y llega lo inevitable que es la búsqueda de asesores de tesis, la incertidumbre constante y el descubrimiento de otros espacios que te permitan desarrollar aquello que de verdad te apasiona y que desde hace no poco tiempo, despierta tu apetito académico y guía tu vida por sendas interesantísimas. 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: